Background Image

Tras conocer estas 13 breves anécdotas de Madrid ya no verás igual la ciudad

Artículo / Viajar

Tras conocer estas 13 breves anécdotas de Madrid ya no verás igual la ciudad

La Puerta del Sol, los bocadillos de calamares, los heavies de Gran Vía, los mesones de la Plaza Mayor… Quizá sepas muchas cosas de Madrid, pero hay muchas otras que aún están por descubrir y con las que te llevarás una sorpresa.

Descubre en este particular recorrido cosas que puede que aún no sepas de una de las ciudades más visitadas del mundo.

La Puerta de Alcalá tiene dos caras diferentes

La Puerta de Alcalá lleva viendo Madrid desde 1778 y quizá tú aún no te has dado cuenta de que no es simétrica.

Si te fijas bien, uno de los lados tiene diez semicolumnas de estilo jónico mientras que el otro solo tiene dos acompañadas de pilastras.

Además, en la parte superior de uno de los frentes hay escudos heráldicos, mientras que en el otro lado se ven unas esculturas de unos niños.

¿A qué se debe esta diferencia? Pues dicen que el rey dio el visto bueno a dos proyectos de Sabatini y que éste no se lo quiso decir al monarca y realizó dos caras diferentes.

El mural que te explica el origen de Madrid

Seguramente te habrás fijado que en la Plaza de la Puerta Cerrada o de Segovia Nueva (en el barrio de la Latina), hay una fachada pintada de morado. En ella puedes leer “Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son”.

plaza madrid.png

Este mural explica los orígenes de esta ciudad, Madrid, más concretamente de Mayrit, nombre del asentamiento musulmán que dio lugar a la capital, y que se situaba sobre el arroyo que atravesaba la actual Calle de Segovia.

Además, en aquella época la ciudad era una fortaleza de sílex o pedernal. Según cuentan, el impacto de las flechas por las noches hacía que saltasen chispas.

Museo de Arte Público y al aire libre

¿Cuántos museos conoces de Madrid? El Prado, el Thyssen, el Reina Sofía… y el de Arte Público al aire libre.

La próxima vez que pases por la Castellana, a la altura del ABC de Serrano, verás un paso elevado para coches, Debajo de este puente hay un museo al aire libre con muchas esculturas. Un total de 17 obras abstractas de artistas como Joan Miró, Gerardo Rueda o Marel Martí o Eduardo Chillida se pueden contemplar en este museo al aire libre (la entrada es gratuita).

Antes hospital que museo

Hablando de museos, el Reina Sofía fue en su día un hospital de tuberculosos, obra del mismo arquitecto que la Puerta de Alcalá (Francisco Sabatini).

En sus instancias llegaba a haber 18.000 enfermos. Se cerró en 1965 y, tras 20 años, fue recuperado por la Academia de San Fernando y puesto al servicio del Ministerio de Cultura. En la remodelación de 1982 aparecieron restos humanos, pero fue en la ampliación de 1990 cuando encontraron tres monjas momificadas en la capilla del antiguo hospital.

Un huracán en las Cortes

Madrid ha sufrido, como casi todas las grandes ciudades, algunos desastres. Incluido un huracán.

Cuenta la crónica del suceso, publicada en La Ilustración Española y Americana del 22 de mayo de 1886, que el día 12 de ese mes a las siete de la tarde comenzó una fuerte tempestad en Madrid, “seguida de un ciclón, huracán o tornado, que recorrió determinada zona de la capital y sus afueras, destruyendo y arrasando cuanto encontraba al paso (...)" y causando especiales destrozos en el lavadero Imperial, donde perecieron cuatro hombres, diez mujeres y dos niños.

La zona donde apareció este huracán es donde actualmente se encuentra el edificio de las Cortes.

Ejecuciones públicas en la Plaza Mayor

La Plaza Mayor cumple en 2017 400 años. A lo largo de estos cuatro siglos no solo ha cambiado de nombre en numerosas ocasiones, sino que ha vivido muchas cosas. También ha sido el escenario de cientos de ejecuciones durante la Inquisición española.

Además, en función de la técnica escogida para aplicar la pena capital, los reos miraban hacia un lado u otro. Así, los que eran decapitados por hacha o cuchillo se les ponía mirando frente a la Casa de la Panadería, mientras que a los de garrote vil les correspondía tener delante la Carnicería.

Aunque la plaza de la Cebada fue el escenario escogido para hacer estas ejecuciones entre 1808 y 1814, aquel año la Plaza Mayor volvió a recuperar su protagonismo.

El primer semáforo

El primer semáforo de España se situó en Madrid, en un sitio por el que habrás pasado muchas veces y que habrás visto muchas más en fotografías y vídeos.

En la desembocadura de la Calle Barquillo con la Calle de Alcalá, prácticamente donde empieza la Gran Vía, se ubicó la primera señal luminosa, que costó algo menos de 24.000 pesetas de la época. Eso sí, su instalación se prolongó durante dos meses.

Un cementerio en el Retiro

El Parque del Retiro tuvo un cementerio, donde descansaban para siempre los empleados del parque por orden del rey Carlos III (1759- 1788).

Aunque ya no existe, si tienes curiosidad por ir por la zona, déjanos guiarte: estaba ubicado entre el Paseo de Coches, la Estatua del Ángel Caído, el Palacio de Cristal y el Palacio de Velázquez.

Casi 400 años dando sombra

No nos vamos del Retiro porque allí se encuentra el que, dicen,  es el árbol más antiguo de la capital, un Ahuehuete de casi 400 años.

Aunque no hay una fecha oficial, se cree que fue plantado hacia el año 1630. Pero, en realidad, podemos estar ante un árbol bastante joven, puesto que esta especie oriunda de México puede llegar a vivir miles de años.

El ratoncito Pérez nació en Madrid

Aunque en muchos países existe la misma fábula del ratoncito Pérez, este roedor es un completo gato (en el sentido más castizo y madrileño de la palabra).

En realidad es una historia inventada para un príncipe. Concretamente, la corte de finales del siglo XIX pidió al escritor, periodista y jesuita Luis Coloma que escribiera un cuento cuando a Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años, se le cayó un diente. Tiene casa y museo en Madrid y hasta una placa conmemorativa de dónde nació este peculiar personaje.

El oso, el madroño y el perro Paco

No abandonamos a los animales, porque más allá del oso y el madroño, a finales del siglo XIX Madrid tuvo otra mascota: el perro Paco.

Según la leyenda, hasta un periódico recibió su nombre. Tal era el cariño que se le tenía que se crearon dulces en su honor. Sus restos se guardaron en el Museo Taurino hasta que éste desapareció.

Una calle sin números

¿Puede una calle no tener numeración? Sí, y está en el centro de Madrid. Hablamos de la calle Rebeque, que también ha sido plaza.

Se trata de una calle con apenas unas escalinatas (20 escalones) y donde aseguran se situaba la antigua muralla de la ciudad. Se accede a ella cerca de la Calle Bailén, muy cerca del Palacio Real.

Al parecer, su nombre se debe a que en esta zona vivía Carlos Momorensi, Principe de Robesch o Robech. Los madrileños de entonces le apodaron Príncipe de Rebeque y de ahí al nombre, primero a la plaza y luego a la calle-escalinata que queda hoy.

El muro de Berlín también está en Madrid

Si alguna vez has sentido la curiosidad de saber cómo era el muro que dividía la ciudad de Berlín tras la Segunda Guerra Mundial no hace falta que vayas a la capital germana.

En el Parque de Berlín de Madrid hay tres trozos originales del hormigón que en su día estuvo en la ciudad alemana. Las pintadas son también las originales (aunque parece ser que un encargado de la limpieza quiso borrarlos, al pensar que se trataba de una gamberrada). Se trata de un homenaje más que la capital española rinde a Berlín, con la que está hermanada.

 

También te recomendamos

¿De escapada invernal? Estas son las mejores estaciones de esquí de Europa

¿Planeando unas mini vacaciones en invierno? Prepárate porque te contamos todo lo que necesitas saber sobre las mejores estaciones de esquí de Europa. Vente.

No quiero ir de nuevo a París por San Valentín: estas son las ciudades y pueblos más románticos de moda

Si estás harto de los destinos típicos del Día de los Enamorados, estas ciudades y pueblos alternativos te permitirán disfrutar del romanticismo de otra manera.

Cuéntanos algo