El otro final de... París, Texas

El otro final de... París, Texas

2 Minutos de lectura
Cuatro años llevaba Travis desaparecido; cuatro años enfermo de celos y alcohol sin querer saber nada de nadie; cuatro años vagando por ahí… hasta que una noche escuchó la música de Documentos TV y, después de ver a Pedro Erquicia, le entraron unas ganas locas de comprar una parcela en el desierto de Mojave. Para ello no dudó en vestirse con su mejor traje, tocarse con una gorra roja llena de mugre y ponerse a andar; como Forrest Gump, pero sin hablar con nadie.

París, Texas, Wim Wenders

No llegó a su destino. Por el camino perdió todo: voz, recuerdos y proyectos. Por perder, perdió hasta el conocimiento. Un médico alcohólico le reanimó y, ante su negativa a articular una sola palabra, llamó al único teléfono que llevaba en la cartera. Resultó ser el de su hermano Walt quien, feliz por tener noticias suyas, fue a su encuentro desde Los Ángeles.

No fue un reencuentro jubiloso, más bien lo contrario, porque Travis no puso nada de su parte para parecer agradecido. De hecho, huía en cuanto tenía ocasión. Solo el empeño de su hermano consiguió sacarle algo de conversación cuando ya llevaban tres días de viaje y estaban a punto de llegar a LA.

Les esperaba Anne, la mujer de Walt, y Hunter, el hijo que Travis abandonó hacía cuatro años.
El niño, dubitativo y escéptico los primeros días, cedió a la propuesta de su recién estrenado padre y se largaron a buscar a Jane, la mujer que abandonó Travis y madre de Hunter, a su vez abandonado por ella. (Este párrafo puede que requiera una segunda lectura para su total comprensión).

Gracias a que Jane ingresaba dinero en la cuenta de su hijo el día cinco de cada mes en una sucursal de un banco en Houston, Texas, Travis pudo localizarla con cierta facilidad. La siguió y llegaron hasta el lugar donde ella trabajaba como chica de alterne.

Un planazo, vamos.

El inexpresivo Travis, soso y ciertamente mohíno, concertó una cita con ella en una de las cabinas donde Jane debería mostrar sus encantos.

No se quitó ni la blusa. Una pena, la verdad, teniendo en cuenta su belleza.

Después de media hora de conversación (literalmente media hora, así que te recomiendo no verla a la hora de la siesta) a través de un teléfono, y separados por un cristal con espejo, llegaron por fin a la conclusión de que lo mejor era que Jane volviera con su hijo.

Y así fue. Pero cuando todo parecía apuntar a que la vida podía empezar de nuevo para este matrimonio, el rarito de Travis se montó en su furgo y se largó. Destino: París, pero el París de Texas, su famosa parcela en el desierto de Mojave, un lugar donde lo más divertido que se podía hacer era cazar moscas a escupitajos.

Aquella parcela era, según la versión del propio Travis, el lugar donde sus padres le engendraron y, por lo tanto, el lugar donde quería morir. Nada más llegar, se quitó la gorra, y dejó que el sol le arrebatara la poca vida que le quedaba.

Tres años después, Jane y Hunter han recibido una notificación de una empresa petrolífera interesada en hacer prospecciones en aquella parcela que habían heredado de Travis. El día ha llegado. Hoy empieza la extracción.

—¿A cuánto está el barril? —pregunta Jane con una calculadora en la mano.

#video#

Texto: Rafael Caunedo
Imágenes: Channel Four Films
BBVA

Configuración de cookies

Las cookies pueden ser importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies analíticas para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Puedes aceptarlas en esta misma ventana o configurarlas y/o rechazarlas en el Panel de Configuración.
No hemos cambiado nada, solo queremos ser transparentes y responsables contigo, igual que lo somos con tu dinero.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias) Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Consultar

Nombre Duración
aceptarCookiesIndica si el usuario ha aceptado la política de cookies.
s_ccSesión
s_fidPersistente
s_nrPersistente
s_sqSesión
utag_mainPersistente
sc_pagenameSesión
No quiero cookies de Analítica

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Con tu selección no podemos ofrecerte una mejora continua en la experiencia de navegación.

Ver listado completo de este tipo de cookies

Denominación Titular Tipología Duración Finalidad
s_cc Adobe Analytics Analítica Sesión Determinar si las cookies están activas
s_sq Adobe Analytics Analítica Sesión Funcionalidades ClickMap/ActivityMap
s_vi Adobe Analytics Analítica 5 años Marca de fecha y hora del identiticador de visitante único
s_fid Adobe Analytics Analítica 5 años Marca de fecha y hora del identiticador de visitante único alternativo, respaldo de s_vi
AMCV_###@AdobeOrg Adobe Analytics Analítica 2 años ID de visitante único que se usan en las soluciones de Marketing Cloud
AMCVS_* Adobe Analytics Analítica Persistente ID de visitante único que se usan en las soluciones de Marketing Cloud
s_nr Adobe Analytics Analítica 2 años Determinar el número de visitas de usuario
s_invisit Adobe Analytics Analítica Sesión Determinar si el visitante es nuevo o repetido
s_vnum Adobe Analytics Analítica 15 días Determinar si el visitante es nuevo o repetido
demdex Adobe Analytics Analítica 180 días Crear y almacenar identificadores únicos y persistentes
dpm Adobe Analytics Analítica 180 días Crear y almacenar identificadores únicos y persistentes
dextp Adobe Analytics Analítica 90 días Recordar la última vez que se hizo una sincronización de datos
d_cid BBVA Analítica Persistente Cookie utilizada por BBVA.COM para almacenar información de personalización de contenidos.