Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El penalti, un invento gaditano
El penalti, un invento gaditano
Penalti
El Mundial de Suiza (1954) es recordado por el llamado Milagro de Berna. Alemania consiguió su primer mundial derrotando en la final a Hungría, una selección que por aquel entonces maravillaba y era la gran favorita. Eso, al menos, es lo que diría un aficionado al fútbol que no sea español. Reloj del mundial de Suiza 1954

Porque en España se recuerda que la selección no llegó a viajar a Suiza por la mano inocente de un niño.

Turquía fue la rival de España en una eliminatoria a doble partido por un puesto en el Mundial. La selección, que sobre el papel era mucho mejor equipo, ganó el primer encuentro por 4-0. En el partido de vuelta, sin embargo, los turcos se impusieron 1-0. Con una victoria para cada uno el reglamento decía que el desempate lo decidiría la fortuna.

El Estadio Olímpico de Roma albergó el sorteo, en el que se introdujeron dos papeletas en una urna con el nombre de las dos selecciones. Para extraer el boleto la organización eligió a un niño, Franco Genma, que era el más joven de los presentes. Genma sacó la papeleta de Turquía y España se quedó sin Mundial. Los españoles de la época seguro que lamentaron que Rafael Ballester, periodista y directivo del Cádiz, no hubiera nacido antes. Porque él fue quién inventó la tanda de penaltis. Seguro que el niño Franco también lo hubiera querido así.

La FIFA le da el mérito de acabar con los sorteos y los partidos de desempate a Karl Walz, un árbitro alemán que en 1970 propuso la idea de a la Federación Alemana. Sin embargo, ocho años antes se le había adelantado Ballester. La primera tanda de penaltis se produjo durante la edición del prestigioso torneo de verano Ramón de Carranza. Ballester estaba preocupado porque en caso de empate los equipos punteros no estaban dispuestos a jugar un desempate días después por un campeonato amistoso. Así que llegó a una conclusión revolucionaria.

El Barcelona se impuso al Zaragoza ese año en la final tras dos rondas de cinco lanzamientos. Fue la primera de las muchas tandas que han decidido campeonatos de Copa y hasta Mundiales.

Texto: Patxi Vieiras
Imágenes: GRodal (Flickr, lic. CC) y Sandstein (Wikimedia Commons)
También te
recomendamos
Deportes
Caza las olas que todo el mundo busca con esta ruta por las playas españolas Cuéntame más
Deportes
Estos son los deportes más raros de todos los tiempos Cuéntame más

Cuéntanos algo