Kakebo, o cómo el método japonés de ahorrar se ha hecho popular en todo el mundo

Kakebo, o cómo el método japonés de ahorrar se ha hecho popular en todo el mundo

7 Minutos de lectura


Hay gente que tiene facilidad para ahorrar. Los ves que, aunque no ingresen un pastizal al mes, son capaces de hacer como la hormiga de la fábula, y van guardando poco a poco hasta que consiguen tener un buen capital apartado. Pero son una excepción a la mayoría de nosotros, que cuando nos vemos con dinero nos apetece darnos algún que otro capricho y no sentimos la necesidad de guardar dinero para otro momento.

Sin embargo, ahorrar es un punto fundamental en nuestra economía personal, y desde hace un tiempo, se ha popularizado un método surgido en Japón que lo hace más fácil y efectivo. Este se ha convertido en un must de todo ahorrador novato: así es el Kakebo.

Un método con más de un siglo de historia



Kakebo no es precisamente una invención del siglo XXI. El primer Kakebo se publicó allá por 1904, siendo la primera que lo puso a la venta Motoko Hani, editora de una de las revistas femeninas más importantes del país por aquella época y preocupada por que las mujeres pudieran mejores gestoras de los gastos de su hogar.

Pero no sólo eso. Hani tiene un punto feminista que en esos años casi pasó desapercibido para la sociedad, pero que ahora podemos ver claramente: al ser las mujeres las que recibían el dinero del marido para administrarlo y cubrir las necesidades del hogar, el ser capaces de organizarlo de forma provechosa les permitía tener una parte para llas mismas que, de otra forma, no habría sido posible guardar.

Su efectividad fue tal que a día de hoy, en Japón el modelo de Kakebo de Hani sigue estando vigente y es utilizado por multitud de personas interesadas en controlar, gestionar y valorar los gastos de su hogar.

Japón, no podía ser de otra


Japón ha sido una de las economías que más altibajos han experimentado a lo largo de la historia reciente, y los últimos años no han sido una excepción. La crisis que experimentaron en los años 80 y que duró hasta bien entrados los 90 es un buen ejemplo de cómo toda la población hubo de ajustarse a un nuevo panorama más duro y con mayores dificultades que en tiempos de bonanza.

Una de las razones por las que los japoneses resisten las abundantes crisis de su economía con mayor entereza que los europeos o los norteamericanos es porque ellos son capaces de ahorrar mucho más de lo que ahorramos nosotros, llegando a guardar hasta un 25% de su sueldo cada mes –para haceros una idea, en Estados Unidos este año están entre el 4 y el 5%–. Con lo cual, cuando llegan las vacas flacas, tienen el proverbial colchón que al resto de Occidente nos cuesta tanto conseguir.

No es extraño, por tanto, que si tenemos que hacer caso a alguien en esto de ahorrar, se lo hagamos a un país que maneja unos números como estos en contraposición a los del resto del mundo desarrollado.

¿Cómo funciona?



Seguramente muchos hayáis visto en casa el típico cuaderno donde nuestros padres apuntaban los gastos para llevar una cuenta y que a final de mes cuadraran las cosas. O al menos, así era hace unos años, porque desde que muchos bancos te ofrecen banca online, todas estas gestiones son más sencillas.

Kakebo no se diferencia mucho de aquella libreta mítica –de hecho, Kakeibo, su nombre original japonés, significa libro de contabilidad y finanzas del hogar–, aunque sí que es cierto que aporta estructura y facilidad a la hora de llevar los cálculos. Empiezas anotando los gastos e ingresos fijos que tienes cada mes: la nómina, el agua, la luz, el ADSL, etc. De ese modo, cuando empieza cada mes ya conoces la diferencia que vas a tener disponible para el resto de gastos, como alimentación, ocio o cultura.

Cada vez que compras algo o gastas dinero de alguna manera, debes apuntarlo en el día y sección que corresponda: supervivencia, ocio, vicio o cultura. La constancia es fundamental. ¡Y ser sincero también! Porque si no apuntas todo, al final lo que tienes es un diario muy bonito… pero totalmente inútil.

Kakebo no ahorra por ti. Eso está claro. Pero sí es una forma bastante buena de hacernos ver cómo, en qué y cuánto gastamos cada mes. Todos esos pequeños gastos que no parecen afectar a tu economía mensual –un café, unos pinchos, una camiseta barata– terminan sumando una buena cantidad de la que hasta ese momento no eres consciente. Y cuando finalmente lo ves, es cuando Kakebo actúa: todos los gastos superfluos saltan a la vista y son los que, al eliminarlos, te van a permitir ahorrar como no habías hecho antes.

Tantos Kakebo como japoneses



Bueno, quizá nos hemos pasado en la estimación, pero si bien es cierto que hasta nosotros ha llegado la edición de Blackie Books, adaptada para nuestras finanzas –en Japón el pago de facturas y la gestión de gastos es algo diferente–, en su tierra natal hay tantos Kakeibo como os podáis imaginar.

El sistema suele ser el mismo en esencia, y casi todos incluyen los cuatro apartados fundamentales que ya hemos comentado:
  • Una página de resumen mensual donde se incluyen los gastos/ingresos fijos del mes y se establecen las metas de ahorro que queremos alcanzar.
  • Páginas semanales donde se apuntan los gastos y también los ingresos extra que no hayamos contemplado a principio de mes por no ser fijos.
  • Una sección para regular gastos inesperados.
  • Una página de resumen anual.

Sin embargo, en Japón hay diferentes opciones a la hora de cómo apuntar y tomar buena nota de nuestros gastos. Si eres de los que les da pereza escribir cada día hasta el más mínimo gasto pero se te da bien conservar los tickets de todo lo que compras, también vale. Hay un Kakeibo en el que sólo tienes que pegar con una pegatina cada uno de ellos en la sección que corresponda. Ahora bien, creo que te costará menos escribir los gastos que aprender japonés para poder usar esa edición.

Alternativas digitales



Seamos sinceros. Escribir todos los días cada uno de tus gastos puede convertirse rápidamente en algo aburrido de lo que termines pasando en una semana –siendo optimistas–. Existen alternativas en formato software y aplicaciones de móvil que te permiten controlar los gastos que tienes en tu cuenta del banco, así como apps de los propios bancos que te permiten consultar tus movimientos.

Sin embargo, estas opciones no suelen ser tan efectivas como el Kakebo. Si no, ya habrías empezado a ahorrar. Y es que parte de la efectividad de este método reside precisamente en sentarte y escribir esos gastos que parecen inocuos. El acto de ponerlos por escrito y dar cuenta de ellos hace que los veamos de otra forma y seamos más conscientes de ellos.

¿Sigues sin estar convencido? Bueno, revisemos qué alternativas digitales tenemos. Por supuesto, si buscas en Google Play, por ejemplo, tienes un buen número de apps de Kakeibo, aunque todas tienen el mismo problema del idioma. En español hay una que destaca sobre las demás, Fintonic, que se ha posicionado bastante bien y acepta conexión con la mayoría de los bancos. Básicamente organiza tus ingresos y gastos con respecto de tu cuenta corriente. De esa forma puedes verlos con mayor claridad y analizarlos.

Otra opción más manual, por así decirlo, es Gastos Diarios, una app que te permite hacer algo parecido al Kakebo: ir apuntando tus ingresos y tus gastos por fecha, ofreciéndote la opción de ver cómo va el mes, comprobar cuánto gastaste un día concreto o analizar la tendencia de una semana.

Monify tampoco se queda atrás. Nos presenta una interfaz muy intuitiva y fácil de usar como ventaja frente al resto de apps. Puedes obtener informes por periodo, hace copia de seguridad contra Dropbox y la introducción de apuntes es sencilla y rápida.

Como puedes ver, hay tantas opciones para ahorrar como usuarios, al final se trata únicamente de que encuentres la que mejor se ajusta a tus necesidades. Pero a día de hoy, Kakebo es posiblemente el método que mejor resultado esté dando a más gente. Y por probar, que no sea.
BBVA

Configuración de cookies

Las cookies pueden ser importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies analíticas para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Puedes aceptarlas en esta misma ventana o configurarlas y/o rechazarlas en el Panel de Configuración.
No hemos cambiado nada, solo queremos ser transparentes y responsables contigo, igual que lo somos con tu dinero.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias) Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Consultar

Nombre Duración
aceptarCookiesIndica si el usuario ha aceptado la política de cookies.
s_ccSesión
s_fidPersistente
s_nrPersistente
s_sqSesión
utag_mainPersistente
sc_pagenameSesión
No quiero cookies de Analítica

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Con tu selección no podemos ofrecerte una mejora continua en la experiencia de navegación.

Ver listado completo de este tipo de cookies

Denominación Titular Tipología Duración Finalidad
s_cc Adobe Analytics Analítica Sesión Determinar si las cookies están activas
s_sq Adobe Analytics Analítica Sesión Funcionalidades ClickMap/ActivityMap
s_vi Adobe Analytics Analítica 5 años Marca de fecha y hora del identiticador de visitante único
s_fid Adobe Analytics Analítica 5 años Marca de fecha y hora del identiticador de visitante único alternativo, respaldo de s_vi
AMCV_###@AdobeOrg Adobe Analytics Analítica 2 años ID de visitante único que se usan en las soluciones de Marketing Cloud
AMCVS_* Adobe Analytics Analítica Persistente ID de visitante único que se usan en las soluciones de Marketing Cloud
s_nr Adobe Analytics Analítica 2 años Determinar el número de visitas de usuario
s_invisit Adobe Analytics Analítica Sesión Determinar si el visitante es nuevo o repetido
s_vnum Adobe Analytics Analítica 15 días Determinar si el visitante es nuevo o repetido
demdex Adobe Analytics Analítica 180 días Crear y almacenar identificadores únicos y persistentes
dpm Adobe Analytics Analítica 180 días Crear y almacenar identificadores únicos y persistentes
dextp Adobe Analytics Analítica 90 días Recordar la última vez que se hizo una sincronización de datos
d_cid BBVA Analítica Persistente Cookie utilizada por BBVA.COM para almacenar información de personalización de contenidos.