Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Viajar a lo mochilero: nueve propuestas de viajes low cost

Viajar a lo mochilero: nueve propuestas de viajes low cost


Viajar es una de las aficiones favoritas del ser humano: sólo hay que ver las hordas de turistas que lo invaden todo en verano. El problema es practicar. Para algunos la pega es la falta de tiempo: tienen una nómina con la que pueden permitirse ver (parte del) mundo, pero sólo 22 días libres al año para hacerlo.

Para ti, joven y/o universitario, a veces lo que te sobra es tiempo: los “períodos de entreguerras” -entre parciales-, los puentes o acueductos y ese verano eterno comparable al de un niño de primaria. Pero también tu presupuesto es el de un niño de primaria, a no ser que nos hagas caso y te conviertas en un buen gestor de tu economía.

Si haces los deberes durante el curso, esta guía puede ser tu billete a unas merecidas vacaciones por muy poco. Porque vamos a descubrir que hay destinos muy muy lejanos a los que se puede volar por menos dinero del que piensas. Pero eso exige convertirse en un ninja de las búsquedas. Y no planificar, sino más bien dejar que sean las ofertas (y la vida) las que provean. El wu wei que dirían los taoístas: actuar sin actuar.

Existen herramientas muy útiles, como los comparadores y buscadores de vuelos que hacen el trabajo de campo por ti. Skyscanner, por ejemplo, es una app de Apple que causa furor por sus múltiples resultados: permite ampliar las opciones de búsqueda (ellos te enseñan cómo hacerte pro del tema) y, si eres flexible, el mundo se pone a tus pies. O mejor dicho, a tiro de clic.

Esa “flexibilidad” ha de incluir aceptar viajar desde otras ciudades y en las fechas más económicas (sea martes o sábado) o incluso no elegir destino y que sea el destino el que te elija a ti. A lo mejor tropiezas con un lugar al que nunca te habías planteado ir pero que resulta ser súper barato y atractivo.

Además de saber peinar la red a la caza de gangas, viajar por poco dinero exige renunciar a ciertos lujos. Dormir en hostels, albergues o incluso en sofás en lugar de en hoteles. Algunos destinos ganan en calidad de vida, porque comer y dormir a cuerpo de rey allí cuesta muy poco, aunque nos parezca que la distancia lo es todo. Por eso compartimos estas nueve propuestas de grandes viajes para presupuestos pequeños, algunas inesperadas.


Europa vía Interrail






Un clásico de la juventud: el mundo se divide entre aquellos que una vez viajaron a lo mochilero por Europa y los que no. Hacer el Interrail supone acceder a una barra libre de trenes -con limitaciones- desde una semana y hasta un mes, recorriendo 30 países distintos o peinando el que más te guste. Eso según optes por un Global Pass -la opción más cara, unos 400 euros- o, para presupuestos modestos, el One Country Pass: viajar hasta ocho días en el transcurso de un mes en algunos casos por menos de lo que cuesta un billete de AVE.

¡Ojo! Hay letra pequeña. Es importante reservar con antelación las plazas en ciertos trenes y otros suponen un coste adicional. Pero también hay condiciones de las buenas, como acceder a descuentos en ciertos hostales, reservando online. Sólo se necesita una mochila y espíritu aventurero.

¿Caribe? Mejor Grecia, que se come muy bien



Para ver una “playa paradisíaca” no hace falta irse al Caribe, por mucho que nos insistieran en aquel mítico anuncio. Hay paraísos más cercanos y más a nuestro alcance que los del Pacífico. En Grecia, por ejemplo, no sólo encontrarás esa combinación de arena blanca y agua turquesa. También es un destino que disfrutarás con el estómago.

Porque comer allí es un placer muy barato. Puedes degustar especialidades griegas como el Gyros, este pan de pita de generoso relleno, o un Souvlaki -pinchos de carne- por menos de tres euros. Incluso puedes gozar de una auténtica bacanal gastronómica que incluye langosta por 10 euros. Y dormir en un hostel en Atenas con vistas a la Acrópolis por lo mismo.

Tanto por descubrir en Marruecos



Marruecos es una joya turística poco conocida y con mucho que ofrecer. Desde el infinito horizonte de arena naranja del Sáhara hasta paraísos surfers, pasando por ciudades casi encantadas y escondidas en mitad de un valle, como Chaouen. Viajar hasta allí es más barato que coger un taxi en Madrid: Ryanair ofrece conexiones a Marrakech desde la capital, a veces por menos de 20 euros. También está la opción ferry, desde Algeciras a Ceuta o a Tánger. El traslado hasta otras zonas tampoco supone mucho, ya que el transporte es muy barato.

También lo es el alojamiento y la comida. Y de calidad. En Essaouira y Agadir, famosas por sus olas y refugio habitual de surferos de medio mundo, la especialidad es el pescado fresco. En Chaouen te comes un tajin por tres o cuatro euros y hay hostales bastante decentes (incluso con instalaciones “occidentalizadas”, no todo son letrinas) por menos de diez euros la noche. Además, toda ella es un pintoresco laberinto azul en el que te encantará perderte. Y andar es gratis.

Viaje Do It Yourself: el Camino de Santiago




Sí, andar es la opción de desplazamiento más económica. Aunque se corre el riesgo de acabar tuiteando frases de Coelho embargado por la emoción, todos los que han sido peregrinos (o caminantes) cuentan maravillas de la experiencia de hacer el Camino. Y para algunos puede que sea la única forma económicamente viable de conocer 600 kilómetros de geografía española.

Hay muchas rutas y opciones, según si uno es más de interior o de costa, más de estilo escarpado o de senda verde. Y en todos ellos, una gran red de albergues a un precio medio de cinco a diez euros. El camino puede hacerse con un presupuesto de 25 euros al día, contando todos los gastos. A cambio vivirás grandes momentos, conocerás a gente de todo el mundo, harás un intensivo de inglés y habrás sido capaz de superar un reto.

Desmontando el mito: Nueva York también es posible




¡Venga ya! ¿Nueva York destino low cost? Si tu sueño es pasear por esos “escenarios de series”, que sepas que hay formas de hacerlo más baratas de lo que crees siempre que abraces la filosofía de turismo low cost. El primer paso es ahorrar como buena hormiga, pensar como la hormiga, ser la hormiga. Y ten claro que exigirá sacrificios allá (mucho hot dog y poco musical de Broadway), pero es un sueño realizable.

La anticipación es la clave en vuelos internacionales. Hemos hecho la prueba con Skyscanner y podríamos volar por menos de 400 euros ida y vuelta comprando ahora para viajar en marzo de 2016. Hablamos de ir a la gran manzana por lo que cuestan unas vacaciones de camping, playa y pescaíto frito en el sur en agosto. Sí, también hay que alojarse. Pero, ¿no conoces AirBnb? Para esas fechas nos ofrecen compartir este coqueto espacio a 14 euros por noche. Más barato imposible.

El destino low cost por excelencia: India



Hace unos meses en BBC Mundo preguntaron a Tom Hall, director editorial de las famosísimas guías Lonely Planet -la biblia de los viajeros- cuáles eran los países más caros y los más baratos para visitar. Y no sorprende nada encontrar a India entre los destinos más populares. Todos conocemos a alguien que se fue allí en plan mochilero y con la intención de “encontrarse a sí mismo”. ¿Y a quién no le gustaría dormir en una cabaña en una playa de Goa?

Hay destinos que se convierten en auténticas experiencias, más allá de un viaje. Desgraciadamente, es su paupérrima situación lo que lo convierte en un lugar tan barato. Pero, también, increíblemente espiritual. Desde el punto de vista práctico, para Lonely Planet es un must: "Si uno quiere gastar poco, es un lugar ideal porque el transporte es muy barato, la comida en la calle es muy buena y se puede parar en hoteles muy económicos (unos cuatro euros) en cualquier lugar del país.

Visitando a los vecinos: Portugal



Compartimos península y muchos nunca lo han visitado. Portugal, ese país amigo que nos da los doce puntos en Eurovisión se está popularizando en los últimos años como lugar vacacional. Ofrece todo tipo de paisajes y opciones, además de una rica gastronomía y a buen precio (y toallas). Se puede catar buenos vinos en Oporto, recorrer Lisboa a bordo de un tranvía u optar por las apetecibles playas del sur, en El Algarve, para nosotros, una apuesta ganadora de plan veraniego.

Y aquí no queda otra: si queremos que sea un viaje low cost hay que tirar de camping, nada de resorts. Lo cual no es necesariamente malo, si das con el adecuado (empieza con esta guía). Una parcela con buena sombra, una esterilla para evitar contracturas y un kit básico de campista para evitar hacer el ridículo, y el campismo se convierte en una buena opción para poder viajar donde quieras. Además, garantizamos risas y diversión durante el montaje y el desmontaje de la tienda, cuanto menos.

Será maravilloso viajar hasta Canarias




El precio de un café con leche es un gran indicativo del coste de la vida en un lugar. Si en París la broma te puede costar cinco euros, en Canarias no llega al euro en muchos sitios. Por eso un joven que se precie pasará de puntillas por la ciudad de la luz, sin apenas gastar, y en Canarias puede que incluso derroche, viendo lo baratas que son algunas cosas.

Cada isla tiene su particular paisaje, la elección depende de lo que busques. Quizás sea Gran Canaria la más completa: no todo son playas, también montaña y parajes selváticos. ¡Ojo! No es verdad que siempre haga buen tiempo en Canarias. De hecho, el verano es el peor momento para ir, por ese fenómeno llamado “panza de burra” que nubla el cielo. Su “verano” se da en nuestra primavera y nuestro otoño, ideal para huir del frío y marcarse una escapada, aprovechando además que los vuelos son más baratos fuera de temporada.

Amsterdam



No es una ciudad especialmente barata, pero el viajero low cost es aquel que consigue ajustar el destino a su presupuesto. Como ya damos por hecho que si no eres un experto en búsquedas pronto lo vas a ser, el avión te va a salir por muy poco. Y si abres tu mente a la opción de habitaciones compartidas puedes disfrutar de un pedazo de hostel como estos de la cadena Stayokay que, además de ofrecerte una cama bastante decente (qué más quieres) te premia con un buffet-desayuno pantagruélico, con el que -atención, truco- podrás llenar la joroba hasta mediodía. No te juzgamos si aprovechas para hacerte un sandwich para la comida.

Amsterdam es ideal para una escapada: en tres días paseando o en bici te dará tiempo a conocerla. Además por el camino te encontrarás muchas opciones to take away baratas. Lo mejor: hacer un picnic en Vondelpark, siempre que el tiempo lo permita. Y con tu carné de estudiante o tu Carné Joven Europeo, podrás visitar los museos a precio reducido. Si has leído El diario de Anna Frank, no puedes dejar de visitar su casa-museo.

Cracovia



La capital polaca tiene conexiones desde muchas ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao o Málaga) viajando con compañías baratas como Easy Jet o Ryanair. Puede que esto haya influido en que cada vez reciba más turistas que callejean por el Barrio Judío (Kazimierz) de día, pero también de noche, llenando terrazas y bares. Es el barrio de moda de Cracovia. Y también que es una de las ciudades europeas más baratas, donde incluso podrías darte el lujo de dormir en un hotel céntrico de tres estrellas por el precio de un hostal en España.

También es famoso su Casco Antiguo (protegido por la UNESCO) y un particular museo: la fábrica de Oskar Shindler. Gran parte de Cracovia es un recordatorio de esa oscura etapa de la historia (horrorosa, pero por eso no se debe olvidar), como los restos del Gueto Judío o Auschwitz, a sólo una hora de distancia en bus (hay tours organizados). Ofrece otras caras más amables (el Castillo, el dragón que echa fuego), además de un plus para ti, viajero ahorrador: los Free Tours, para conocer a fondo la ciudad.

Imágenes | Pixabay
También te
recomendamos
Viajar
Ofertas de último minuto: no te quedes sin vacaciones Cuéntame más
Viajar
Voy a viajar al extranjero, ¿qué tengo que hacer con mi dinero? Cuéntame más
Hazte Cliente Acceder