De profesión, viajero: qué puedes estudiar para ganarte la vida con tus viajes

De profesión, viajero: qué puedes estudiar para ganarte la vida con tus viajes

8 Minutos de lectura


¿Eres turista o viajero? Hay una diferencia abismal entre recorrer un lugar en los pocos días de vacaciones que te deja el trabajo (o que te permite tu economía de estudiante, a no ser que aprendas a viajar a lo low cost) y convertir los viajes en tu sustento, tu forma de vida.

Sí, hay gente muy afortunada que ha conseguido vivir de viajar. O que se dedica a vivir mientras viaja. Los hay, incluso, que llevan años tirando millas, haciendo del planeta entero su escala; familias que se han criado on the road... Gente que no cree en los límites porque sólo existen allá donde nosotros decidimos ponerlos.

Para facilitar el camino, podemos orientar nuestro futuro laboral hacia una profesión que cuente con salidas destinadas precisamente a viajar. Y hay muchas: desde blogger para una guía de viajes -el sueño de cualquier periodista es escribir para Lonely Planet- hasta traductor. Y si no, siempre se puede esperar a ese momento epifanía: dejarlo todo, hacer una mochila y no volver. Y para eso también hay muchas opciones. Hasta convertirte en caracol.

Quiero que mi trabajo me permita viajar. ¿Qué puedo estudiar?



En realidad hay muchas más opciones de las que piensas para orientar tu vida laboral a una vida de maletas, aeropuertos y muchos nuevos lugares que conocer. No sólo se trata de estudiar un grado en concreto: se trata de adaptar tu mundo y tu trabajo a la posibilidad de un despacho sin paredes.

Pero sí hay Grados como Periodismo, Comunicación Audiovisual, Historia del Arte, Turismo, Diplomacia y Relaciones Internacionales, Traducción e Interpretación que te acercarían más al sueño. Puedes trabajar como redactor freelance, de bloguero, de fotógrafo, de guía de viajes o incluso ocupar un puesto en una empresa internacional que demande visitas a clientes fuera de España. O ser au pair y dedicarte a cuidar niños all over the world.

Todos estos estudios u oficios te permitirían optar a diferentes campos en los que podrías convertir tu trabajo en unas “vacaciones eternas”. Pero hay muchos más, en realidad: si tienes posibilidades de digitalizar tu trabajo (hacerlo a distancia en un entorno 2.0), tu oficina puede trasladarse a cualquier lugar donde haya una conexión a internet. Hablamos de diseñadores gráficos, editores de vídeo, community managers… hasta brókers de bolsa. Cualquier trabajo que pueda desarrollarse con un ordenador.

Como hicieron los Freelancers on the Road, Stefano e Irene, ambos traductores y trabajadores por cuenta propia, que llevan años recorriendo el planeta con sus portátiles en la mochila. O los Viajeros 4 x 4 x 4, una pareja de argentino y española que viajan para escribir y escriben mientras viajan. El sueño perfecto. Porque, y esta vez tiene razón aquella que lo decía, “no es lo mismo vivirlo que contarlo”.
El trueque alojamiento y manutención a cambio de trabajo también es útil cuando te planteas que eres un nómada y estás hecho para no anidar jamás. Ya es suerte que además encuentres a alguien que piense igual que tú. Esta pareja de argentinos (“argentinos nacidos, pero ciudadanos del mundo por elección”) lleva seis años viajando sin parar gracias a este sistema, al auto-stop y a su valentía: no es fácil desprenderse de la idea preconcebida de ciclo vital casa-hipoteca-hijos que se nos presupone a todos, pero ellos fueron valientes y arriesgaron.

Ventajas y desventajas del viajero profesional



“Reconozco que viajar ha transformado mi vida. Me ha quitado los miedos a empezar mil veces, y donde sea. Me ha hecho curiosa, respetuosa y un pelín menos ignorante. Sí, es agotador, pero es lo mejor que me ha pasado”.

Lucía Mbomío, periodista

Si usamos comillas cuando hablamos de “vacaciones eternas” es porque, como comprenderás, no es oro todo lo que reluce, aunque cualquiera de nosotros pagaría por recorrer mundo gratis más allá de la pantalla de un ordenador. Pero vivir viajando también tiene sus claroscuros: el jet lag, la sensación de no saber nunca dónde estás, o el no poder realmente disfrutar de los lugares que conoces son algunas de las pegas que sólo se viven desde dentro, cuando se vive en un continuo viaje.

Así lo relata Lucía Mbomio, periodista, documentalista, redactora y conocida por ser parte del equipo de ‘Españoles en el mundo’ y, actualmente, de ‘Aquí, la Tierra’. En su entorno, todos le envidian: alguien que ha visitado en un año todos los continentes es, a ojos de los demás, alguien que ha conseguido “montárselo” muy bien (detrás, obviamente, hay años de trabajo, hasta llegar a conseguir un éxito profesional de esta magnitud).

"Desde que era enana mi sueño era viajar y trabajar. La primera vez que salí sola al extranjero tenía 15 años y me fui a Dinamarca. Viajar significa un esfuerzo económico: le estás regalando a tu empresa las 24 horas que tiene cada día, 24 horas de no estar con tus amigas, pareja, hijo, familia… Cuando eres joven da igual porque no tienes esas ataduras."

Se trata de un viaje sin tiempo, de ver el mundo sin poder pararse, como comenta Lucía: “Rara vez disfrutas de la ciudad porque estás trabajando. Tengo la suerte de que, al menos, en mi caso, mi curro es que me enseñen cosas. De modo que sí, salgo, veo… Pero ir a alguna de las playas más bonitas del mundo y no poder bañarse por falta de tiempo porque debes ir corriendo a ver uno de los templos más bonitos del mundo, donde no puedes ni tomar una foto porque tienes que ir… Son jornadas de hasta 17 horas trabajando. Yo no diría nunca que conozco muchos sitios, sino que los he visitado.”

Obviamente, que pases tu horario de trabajo arrastrando una trolley -o todo un equipo de grabación, por ejemplo- de aeropuerto en aeropuerto no te reportará los mismos placeres que cuando lo haces en agosto, con espíritu veraniego, equipaje ligero y quince días por delante para desconectar, conocer, pasear y empaparte del lugar. Incluso apagar el móvil. Pero, evidentemente, sigue siendo mejor que pasar toda una vida limitado a ver mundo apenas unos días al año.

“Por supuesto, ha sido una delicia visitar tantos sitios y más de la mano de personas que residen ahí y que, por tener una mentalidad similar a la mía (aunque sólo sea desde el punto de vista que nos confiere nuestra españolidad) son puentes que hacen los caminos más fáciles y los llenan de referencias comunes”.



“Cuanto más viajas y más lugares del mundo ves, más realista es tu visión de lo que pasa en el mundo y más coherentes son tus opiniones e ideas respecto a cada lugar. No es lo mismo conocer un lugar o una cultura y después opinar sobre ella que juzgar sin conocer”.

Víctor Calvete, director de desarrollo de negocio para África

Víctor Calvete es director de desarrollo de negocio
en una empresa consultora de comercio exterior. “Lo que hacemos básicamente es buscar e identificar oportunidades de negocio para empresas españolas en el exterior. En mi caso soy responsable de proyectos en África”. Pero ya conocía el continente y eso fue, probablemente, lo que le abrió las puertas a este puesto. Y fue gracias a una beca ICEX (Becas del Instituto Español de Comercio Exterior).

“Fui destinado a la oficina económica y comercial de la Embajada de España en Guinea Ecuatorial”, comenta Calvete, “estuve viviendo durante un tiempo en la capital, Malabo. Lo bueno es que nuestra oficina se encargaba de orientar y asesorar a empresas españolas no sólo allí sino también en Camerún, Gabón y Santo Tomé y Príncipe, lo cual me dio la oportunidad de conocer bien y viajar a varios países de África Central”.

Para disfrutar del viaje hay que sacar tiempo donde no hay, como cuenta Víctor: “Después de esta experiencia comencé a trabajar en la empresa en la que estoy actualmente. Normalmente hago viajes de una semana de duración en los que me reúno con mucha gente… Es verdad que normalmente tengo poco tiempo para disfrutar a nivel turístico del país que visito pero aprovecho cualquier momento libre para integrarme lo máximo posible: visitando un mercado, una iglesia o tomando algo en cualquier bar o cafetería local. Si tengo algún día libre o con menos trabajo intento organizar escapadas a algún lugar interesante”.

La parte positiva del viaje enriquece la vida y el día a día, según Calvete: “Viajar por trabajo me permite salir de la rutina de la oficina, lo cual se agradece: siempre es más motivador que estar ocho horas al día delante del ordenador. Pero normalmente tienes poco tiempo para disfrutar y muchas veces te quedas con muchas ganas de poder ver y conocer más a fondo el país. Por lo demás, me encanta mi trabajo”.

Si te cuesta abandonar tu casa, llévatela contigo



Las “casas rodantes” son la solución perfecta para aquellos a los que les gustaría vivir el sueño, pero sienten que no están hechos para recorrer el mundo a base de auto-stop, mochilas y aventuras en el mundo exterior. Y no hablamos de una autocaravana cualquiera. Hablamos de auténticos hogares, con el mismo amor y el mismo calor que el de tu cómodo piso estático.

Como esta ingeniosa pareja que se montó un apartamento IKEA/casa hobbit en un viejo bus escolar. No sólo lo convirtieron en su hogar para poder vivir viajando: también en su trabajo, gracias a la web de anuncios de minicasas que gestionan; y, mucho más allá, en una filosofía de vida: el Tiny House Movement, un movimiento contracultural, en contra del consumismo excesivo y los lujos y a favor de una vida más ecológica. En su blog podréis ver ejemplos de otras casas curiosas y conocer otras experiencias de locos por viajar.

En Tiny House Giant Journey también están enganchados a las casas pequeñas y a las grandes aventuras. Llevan más de un año viajando por EEUU defendiendo el movimiento Tiny, bloguean sobre el tema y tienen un canal de YouTube con más de 60.000 suscriptores. Moraleja: los únicos límites para vivir una vida de ensueño nos los ponemos nosotros. No existen límites. Ni fin del mundo.

El caso más extremo: criar a una familia rodante



Los Zapp (Cande y Herman) llevan la friolera de doce años en ruta. Con el añadido de que, por el camino y cada uno en un punto del planeta, se han ido sumando cuatro niños al proyecto. ¿Cómo lo hacen? Practican el carschooling o el world wide schooling como lo ha bautizado la madre de la prole mochilera. En lugar de estudiar en un libro cómo vivían los egipcios, visitan las pirámides. Cuando toca cono, observan a los animales de la sabana africana cazando y les queda clarísimo cómo funciona la cadena alimenticia. El mundo entero es su libro de texto.

Además, los padres han aprovechado para compartir su sabiduría viajera en un libro con clarísimas intenciones: Atrapa tu sueño. Su historia es tan épica que han aparecido en medios de todo el mundo. Quizás sea demasiado para cualquiera de nosotros (igual somos unos cobardes), pero al menos es inspiradora.
BBVA

Configuración de cookies

Las cookies pueden ser importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies analíticas para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Puedes aceptarlas en esta misma ventana o configurarlas y/o rechazarlas en el Panel de Configuración.
No hemos cambiado nada, solo queremos ser transparentes y responsables contigo, igual que lo somos con tu dinero.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias) Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Consultar

Nombre Duración
aceptarCookiesIndica si el usuario ha aceptado la política de cookies.
s_ccSesión
s_fidPersistente
s_nrPersistente
s_sqSesión
utag_mainPersistente
sc_pagenameSesión
No quiero cookies de Analítica

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Con tu selección no podemos ofrecerte una mejora continua en la experiencia de navegación.

Ver listado completo de este tipo de cookies

Denominación Titular Tipología Duración Finalidad
s_cc Adobe Analytics Analítica Sesión Determinar si las cookies están activas
s_sq Adobe Analytics Analítica Sesión Funcionalidades ClickMap/ActivityMap
s_vi Adobe Analytics Analítica 5 años Marca de fecha y hora del identiticador de visitante único
s_fid Adobe Analytics Analítica 5 años Marca de fecha y hora del identiticador de visitante único alternativo, respaldo de s_vi
AMCV_###@AdobeOrg Adobe Analytics Analítica 2 años ID de visitante único que se usan en las soluciones de Marketing Cloud
AMCVS_* Adobe Analytics Analítica Persistente ID de visitante único que se usan en las soluciones de Marketing Cloud
s_nr Adobe Analytics Analítica 2 años Determinar el número de visitas de usuario
s_invisit Adobe Analytics Analítica Sesión Determinar si el visitante es nuevo o repetido
s_vnum Adobe Analytics Analítica 15 días Determinar si el visitante es nuevo o repetido
demdex Adobe Analytics Analítica 180 días Crear y almacenar identificadores únicos y persistentes
dpm Adobe Analytics Analítica 180 días Crear y almacenar identificadores únicos y persistentes
dextp Adobe Analytics Analítica 90 días Recordar la última vez que se hizo una sincronización de datos
d_cid BBVA Analítica Persistente Cookie utilizada por BBVA.COM para almacenar información de personalización de contenidos.