Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los millennials tienen un problema y se llama horario laboral
Los millennials tienen un problema y se llama horario laboral

Durante años, los departamentos de recursos humanos y las empresas querían mantener el compromiso de sus empleados y resolver los problemas de retención del talento. Para ello, las empresas ponían diferentes políticas para conseguir estos objetivos (tickets restaurante, seguros médicos…). Unas medidas que no suelen hacer ningún tipo de diferenciación entre las diferentes generaciones de empleados, con intereses vitales quizá diferentes.

Sin embargo, y en la medida en que la generación del milenio (y también la conocida como Generación Y, que abarca aquellas personas nacidas entre 1982 y 2000) va ganando peso en la fuerza laboral y los “baby boomers” se jubilan, las políticas de recursos humanos tendrán que cambiar y desarrollar nuevos modelos de compromiso, que tengan en cuenta estas diferencias generacionales.

Sobre todo porque los millennials tienen un punto de vista radicalmente diferente sobre lo que esperan de su experiencia laboral.

Por qué los millennials son tan diferentes

Cada generación tiene unas particularidades que la definen y diferencian frente a las demás. Los millennials están bien educados y tienen una gran formación, son expertos en tecnología, están muy seguros de sí mismos, son capaces de realizar varias tareas y tienen un montón de energía. Además, se caracterizan por tener unas altas expectativas para sí mismos, pero prefieren trabajar en equipo.

Es cierto que esta generación también busca desafíos y retos laborales, pero no a cualquier precio: la conciliación de la vida personal y profesional es de suma importancia para ellos. Tanto que, según el estudio “Millennials, entendiendo a la generación incomprendida”, el equilibrio entre la vida laboral y personal está por encima del dinero y del estatus social en sus prioridades. De hecho, casi la mitad de estos jóvenes europeos (un 49%) se plantearía dejar un empleo con prestigio y bien remunerado para lograr una mejor conciliación entre trabajo y vida personal.

¿Dejarías un trabajo bien pagado y de prestigio para conciliar mejor?

conciliacion.png

Fuente: Global Millennial Survey INSEAD

No obstante, estos jóvenes también muestran su temor de no alcanzar sus objetivos profesionales en el futuro, así como no conseguir un trabajo acorde con sus capacidades personales y no tener oportunidades de evolucionar profesionalmente.

Además, muchos de estos jóvenes son conscientes de que esta necesidad de interacción social que manifiestan, unido a sus ansias de conseguir resultados inmediatos en su trabajo y avanzar rápido puede ser visto como una debilidad por parte de los colegas de mayor edad.

Trabajar duro, pero no más horas

La generación del milenio va a ganar en importancia como fuerza laboral en los próximos 20 años. Estos jóvenes son conscientes de que hay que trabajar duro y muchos consideran que quizá no lleguen a alcanzar el nivel de sus padres, pero también se caracterizan por definir "Trabajo desafiante" como algo que no sea únicamente pasar largas horas de trabajo.

Los empleadores tendrán, por tanto, que hacer ajustes importantes en sus modelos de compromiso, considerando cuidadosamente cuáles son las estrategias que utilizarán para cultivar y retener empleados valiosos milenarias ahora y en el futuro.

La generación del milenio está influyendo en la manera en que trabajan, desde dónde y cómo. Por ello, representan también uno de los mayores retos a los que muchas organizaciones se enfrentarán.

Ponen mucho más énfasis en sus necesidades personales y tienden a sentirse incómodos con las estructuras corporativas rígidas, en las que la información no se comparte sino que reside en los silos.

Quieren horarios de trabajo flexibles, pero muchas veces se sienten frustrados porque las promesas no se cumplen. Un 28% de los encuestados en el informe “Millennials at work. Reshaping the workplace” asegura que el equilibrio trabajo / vida era peor de lo que esperaban antes de formar parte de una empresa, y más de la mitad dijo que, pese a que las empresas hablan de la diversidad, ellos consideran que las oportunidades no son iguales para todos.

 

pwc.png

Un equilibrio muy importante

El equilibrio trabajo / vida siempre ha sido una prioridad para la generación del milenio y los resultados de todas las encuestas refuerzan este punto de vista, ya que un 95% de los entrevistados por Price Waterhouse Coopers dice que esta balanza entre trabajo / vida es importante para ellos (7 de cada 10 lo califica como muy importante).

Como todo, el grado de preocupación va por barrios: los Millennials de Japón fueron los menos preocupados, aunque el 85% dijeron que este equilibrio es importante para ellos.

Esta nueva generación laboral considera que los empleados en muchas industrias podrían ser recompensados ​​por los resultados en lugar de por el número de horas trabajadas. También entienden como algo fundamental que se les dé la opción de decidir cuándo y dónde hacer su trabajo, ya que son firmes creyentes de que, a menudo, se promocionan las largas horas y se recompensan sin tener en cuenta y sin medir la productividad.

El dinero no lo es todo

Por eso, los empleadores que quieran atraer a los millennials tienen que ofrecer algo más que un ”simple” buen salario. No quiere decir que la mensualidad no sea importante (el 44% de los encuestados por Deloitte considera que un salario competitivo hace al empleador más atractivo), pero la escala de valores ha cambiado. El mayor atractivo para la generación del milenio es la oportunidad para la progresión (52%).

Pero, como ilustra la siguiente imagen, cuando el salario y otros beneficios financieros se eliminan de la ecuación, el equilibrio trabajo / vida y las oportunidades de progreso o roles de liderazgo destacan en importancia . Esos factores son seguidos por modalidades de trabajo flexibles. Una empresa que pueda ofrecer estos pilares es probable que tenga más éxito que sus rivales en la obtención de los talentos de la generación del milenio.

deloitte.jpg

Además, cabe señalar que entre los cuatro grupos (hombres, mujeres, padres y no padres) el la conciliación de la vida personal y laboral es la principal prioridad para cada grupo, aunque tiene más peso entre las mujeres y también, quizás sorprendentemente, entre los no padres.

Por tanto, parece evidente que los millennials no entienden esta organización laboral marcada por horarios y localizaciones fijos, sino por una recompensa por objetivos logrados, sin importar tanto el cuándo y el dónde. Una generación permanentemente conectada a la que los departamentos de recursos humanos no pueden atraer y retener si no son capaces de darles libertad horaria y una mejor conciliación de su vida personal.

También te
recomendamos
Trabajar
Trabajar en la música sin ser músico: ¿qué opciones tengo? Cuéntame más
Trabajar
Háblame de ti: esto es lo que quieren que les cuentes en una entrevista de trabajo Cuéntame más

Cuéntanos algo