Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las expresiones en inglés más absurdas que solo oirás en el gimnasio
Las expresiones en inglés más absurdas que solo oirás en el gimnasio

Se acerca el buen tiempo y con él, un montón de buenos propósitos, todos relacionados con hacer vida sana, comer mejor y ponernos manos a la obra con el ejercicio. Tanto si eres de los que ya llevan un tiempo en el gimnasio, entre pesa y pesa, como si acabas de pagar la matrícula de la inscripción, hay algo de lo que no vas a poder escapar: toda esa jerga en inglés a la que te va a costar pillarle el punto. Y no, no es problema del idioma.

Esas combinaciones de disciplinas de lo más perturbadoras

Cuando llegas por primera vez al gimnasio, con tu equipación recién comprada y pensando en que deberías haber cortado la etiqueta del costado de la camiseta que te está rozando una barbaridad, te paras delante del mostrador de recepción y echas un vistazo a los horarios de las actividades.

Ahí empieza el calvario idiomático. Todo empieza por Body. Body pump. Body jam. Body fit. Body attack. Body jump. Body balance. Body combat. ¿Es en serio? Cuando le preguntas a la recepcionista por la diferencia entre cada uno de ellos, notas cierta tensión en su mandíbula y ves cómo sus ojos hacen una circunferencia perfecta antes de suspirar y sacar un boli —siempre explican todo con un boli de la mano—.

Body pump es aerobic con pesas. Body jam es aerobic bailando —sí, por tu joven e ingenua mente de principiante se pasa la palabra “zumba”, pero prefieres no interrumpir la explicación—. Body fit mezcla pesas con baile —no, no interrumpas—. El body attack mezcla música con cardio, pero no, no es lo mismo que el body jam. Ni que el body fit. No usas pesas. Pero tampoco es zumba. 

A estas alturas, tu capacidad para distinguir cada actividad es nula y decides preguntar en cuál hay sitio. Por desgracia, todas las clases están llenas y tienes que seguir buscando. Es entonces cuando tu mirada recae en una palabra que no consigues entender a primera vista —todo lo que empezara con “body” es una especie de aerobic doloroso, pero esto es nuevo—.

Si empieza por "body", seguramente sea aerobic con aditivos

¿Piloxing?, dices mientras miras inquisitivamente a la recepcionista. Arquea una ceja, recoge el boli que había dejado en la mesa y te enseña un folleto, en el que rodea con un círculo la palabra en cuestión y su descripción. Es una mezcla de pilates y boxeo. Tal cual. Como quien te dice que va a mezclar el crochet con el calibrado de vehículos pesados militares.

Muy lentamente, te apartas del mostrador.

Las idas de olla

Mientras te cambias en el vestuario, escuchas de fondo las conversaciones del resto de usuarios del gimnasio y tu estupor alcanza límites aún no concebidos por la mente humana. El skateboarding pilates aparece por ahí, y entiendes que lo de ponerse con la esterilla en el suelo y aprender a respirar mientras tu espalda recupera una posición natural es cosa del pasado.

Parece que el yoga tradicional es muy de la década pasada. Ahora toca hacerlo con tu mejor amigo peludo

En lo que abres tu taquilla, a tu lado unos chicos hablan de qué dura ha sido la última clase de kranking. ¿Kranking? Les miras con ojos de incomprensión y al cabo de un rato, tras percatarse de tu desconcertada expresión, te explican que es una especie de spinning para brazos. ¿Spinning? Ahí ya se dan la vuelta y te dan por perdido.

Suspirando derrotado, te sientas en el banco para atarte las zapatillas mientras entran un grupo con la toalla al hombro. Vienen de clase de surfset. Vale, eso sí lo entiendes. Surf, está claro. Lo que ya no alcanzas a imaginar es cómo narices hacen surf en un gimnasio, pero prefieres ni preguntar. 

Cuando sales del vestuario —cinta en la frente incluida— y te diriges a la elíptica, te cruzas con un grupo de señoras con el perro debajo del brazo. Todos perros pequeños, pero que van de lo más relajados. “¿Cuándo es la próxima clase de doga?”, escuchas cuando pasas al lado. Doga. Desde luego, para ésta no se han matado a pensar.

Por fin, decides que lo suyo es darle un poco de caña al tren inferior y pones rumbo a las máquinas para las piernas. Después de sudar la gota gorda, se te acerca uno de los monitores y te dice que lo suyo es que te apuntes a kangoo. “¿A la furgoneta?”, replicas sin poder contenerte, pero la cara con la que te mira el profesional no parece demasiado amigable. “No, kangoo es un cardio con unas botas especiales para saltar y bailar”. ¿Eso no era el body fit?

El mundo del crossfit

Iluso de ti, te acercas a la zona donde practican crossfit. Sí, te suena la palabra —como a cualquier mortal que no haya estado comatoso en los últimos tres años—, pero en realidad no tienes ni idea de en qué consiste. Ahí sólo hay un montón de gente súper fit que parece saber a la perfección qué está haciendo. Lo mismito que tú, vamos.

El crossfit es toda una aventura. Sólo para conocer los términos necesitas una clase extra de vocabulario aeronáutico

El monitor pasea por el circuito como Ronald Lee Ermey que intentan utilizarlos lo mejor que pueden, gritando arengas como “Venga, ¡ahora un AMRAP!”. “Ojo, no estás cumpliendo con el ROM de ese estiramiento”. “¡EMOM, EMOM!”

Con la sensación de haberte colado en la sala de control de lanzamientos de la NASA, te quedas observando el circuito y preguntándote qué significarán todas esas siglas que todo el mundo parece conocer… menos tú.

El monitor se fija en ti y te sonríe. “¿Te animas al WOD? Pasa, pasa al box. Puedes empezar por el kettlebell carry o hacerte unas L- sit pull up, depende de cómo te veas”. Alzas las cejas totalmente descolocado y te acompaña a una máquina para explicarte el primer ejercicio.

“Bien, te veo un poco desubicado. Tranquilo. Aquí puedes hacer unas shoulder press para trabajar esos hombros. Y si te animas, luego podemos pasar al box jump. No te preocupes, es más fácil de lo que parece”, dice mientras te señala una caja del tamaño de un frigorífico. Sí, la idea es que te subas ahí de un salto, por lo que estás viendo que hace una de las chicas que están entrenando. Asientes tembloroso y empiezas con tus shoulder press, y en cuanto el monitor se despista, decides que ya has tenido bastante por hoy.

Eso sí, antes de irte pide cita para un poco de cupping. Verás cómo te quedas como nuevo.

Fotos | Instagram de reebokwomen, matrixfitness_middleast, jenni_justbeyoga, iStock - dolgachov, lunamarina, jacoblund

También te
recomendamos
Deportes
Caza las olas que todo el mundo busca con esta ruta por las playas españolas Cuéntame más
Deportes
Estos son los deportes más raros de todos los tiempos Cuéntame más

Cuéntanos algo