Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El color de 2018 es Ultra Violet, ¿pero sabes cómo elige Pantone su color del año?

El color de 2018 es Ultra Violet, ¿pero sabes cómo elige Pantone su color del año?

Hay un acontecimiento anual que une los destinos de diseñadores gráficos, interioristas, responsables de compras de tiendas de ropa, cazadores de tendencias, fabricantes de barnices y arquitectos por igual. Cada año, la “autoridad global del color” anuncia cuál será el elegido que representará esos 365 días que están por venir; el color que provocará las emociones que el mundo precisa vivir: el color del año.

La empresa Pantone, creadora del celebérrimo Pantone Matching System o sistema de codificación de los colores, lleva desde 2000 decidiendo, en parte, qué tono marcará tendencia en la moda, el color que recomendarán en las revistas de decoración y cómo nos hará sentir rodearnos de él.

Este año ha decidido que necesitamos más Ultra Violet en nuestras vidas. Pero, ¿por qué? Y sobre todo, ¿cómo han llegado a la conclusión de que de los más de 1.800 colores que han codificado y nombrado es ese y no el Celosía Naranja o el Orquídea Radiante el que ha de impregnarlo todo? La psicología del color tiene la respuesta. Te explicamos por qué 2018 va a estar teñido de morado.

Pantone y la creación del lenguaje del color

El sistema Pantone de codificación se ideó para uniformar el uso del color en las artes gráficas y que fuera posible posible reproducir un tono de forma precisa, independientemente del medio de impresión o de la calibración de la tinta, porque son pigmentos sólidos y no combinaciones de cyan, magenta, amarillo y negro como en la impresión a cuatricomía.

Adoptando el sistema Pantone, se unifican resultados en la impresión: eliges un tono de su pantonera y ese será el que verás finalmente. En realidad son dos sistemas, uno para impresión y embalaje y otro para diseño de moda y productos. Y cada uno de ellos cuenta con diferentes gamas de pantone en función del soporte final, ya sea plástico, papel, tejidos, etc.

Es el mundo el que inspira a Pantone en este arduo trabajo de crear un lenguaje universal del color

Así, a cada color se le asigna una codificación numérica para su identificación además de un nombre: una suerte de DNI. Es el mundo el que inspira a Pantone en este arduo trabajo de crear un lenguaje universal del color: el Azul Tiffany no es otro que ese azul pastel de las elegantes cajas en las que la firma acomoda las joyas que vende. El púrpura Love Symbol #2 es un sentido homenaje de la marca al color favorito de Prince.

Hay una clave fundamental que vertebra todo este proceso y es que los colores comunican. Cuando una empresa escoge los colores de su logo, lo hace pensando en lo que transmiten. En la psicología del color. Este concepto es clave para entender qué hay detrás de la decisión de escoger el Ultra Violet 18-3838 como color del año.

Sentimos los colores

Si pintas una habitación de blanco, las paredes reflejarán mejor la luz y ganarás en luminosidad, e incluso en sensación de amplitud. La misma habitación, con paredes negras, producirá el efecto contrario: al no reflejar la luz la tendrás la sensación de que el espacio se achica. Como si "te comieran" las paredes.

En esta sensación no sólo interviene la física del color: también su psicología, lo que evocan los diferentes colores y la influencia que pueden llegar a tener un color como el negro sobre el estado de ánimo. Los hay que invitan al descanso como también excitantes. Por eso, según la cromoterapia, cada habitación necesita su propio color y el uso que hagas de ella debería tener la última palabra.

Los diferentes tonos pueden provocar distintos efectos en la conducta

La psicología del color afirma que los diferentes tonos pueden provocar distintos efectos en la conducta. Esta forma en la que nos hace sentir un color es determinante en la elección del color del año que lleva a cabo el Pantone Color Institute, laboratorio de investigación y asesores en tendencias cromáticas: el tono elegido busca provocar determinados sentimientos.

Es el contexto social, económico, político y cultural —se tienen en cuenta incluso las películas que se están produciendo— el que marca las necesidades cromáticas de la sociedad: si estamos en un período de reflexión, si necesitamos recuperar la esperanza o si debemos poner la mirada en el futuro.

Así lo resume Laurie Pressman, vicepresidenta del Pantone Color Institute: “El Color of the Year de Pantone se ha convertido en algo mucho más importante que la mera descripción de una tendencia en el mundo del diseño; se trata de una verdadera reflexión sobre las necesidades de nuestro mundo actual.”  

A cada necesidad le corresponde un color. En 2017 el verde Greenery fue escogido por “simbolizar la reconexión que buscamos con la naturaleza” en una sociedad cada vez más urbanita. Pero también por su capacidad de evocar la esperanza “en el tumultuoso contexto social y político”.  

Ultra Violet ha venido para darnos energía, para provocarnos y hacernos reflexionar, para que ambicionemos un cambio en nuestras vidas, como símbolo que es de la contracultura y de la ruptura de convencionalismos. Pero también se asocia a la práctica del mindfulness y a la espiritualidad.

Su influencia empieza a notarse: la marca de maquillaje Butter London ya ha sacado una línea de cosméticos para celebrar la llegada del año púrpura. Pero para ponértelo más fácil, Pantone recopila en su página todos los productos que puedes comprar para vestir, sentir y vivir este color.

Pantone también es un cazador de tendencias: cada año acude a las principales pasarelas, como la NY Fashion Week y la London Fashion Week y realiza un informe (Fashion Color Trend Report) adelantando cuáles van a ser los tonos de la temporada que se aplicarán en la industria textil, en el interiorismo y en otros campos.

Pantone en el mundo

Pantone ha trascendido más allá del mundo de las artes gráficas. Cualquier amante del diseño y la creatividad se enamora de sus paletas de colores. O quería llevárselas a todos lados, como es posible con la colección Pantone de Moleskine, que comercializa Starbucks en algunos países, gracias a la colaboración con ambas empresas.

También se puede llenar la casa de muestras de colores: hay tazas, pimenteros, sillas, maletas… En Pantone también se han lanzado al interiorismo y diseñan lámparas o alegran estancias como ésta, un alojamiento de Airbnb creado el año pasado para ofrecer una experiencia alrededor del color del año de entonces, el Greenery, y las emociones que provoca.

PANTONE SE HA CONVERTIDO EN UN LENGUAJE UNIVERSAL

Pero todo lo que nos rodea es Pantone. Hay un Pantone para cada tono que puede apreciarse en la naturaleza, como demuestra un diseñador gráfico que se dedica a cazarlos con su cámara. También la capa de los felinos puede dar para un muestrario: es lo que ha hecho un artista al convertir las diferentes especies de gato en muestras de colores Pantone.

Lo que empezó como un recurso para la impresión ha terminado siendo una fuente de inspiración: se ha convertido en un lenguaje universal, el lenguaje con el que la creatividad se expresa.

Fotos |iStock/finwall, Facebook/Pantone Color (crédito @thomas_fung), (2), Instagram/@stailuan

También te
recomendamos
Cultura
No todo son challenges y tags: estos youtubers son auténticos creadores de contenido Cuéntame más
Cultura
Los animales van a dejar de ser considerados objetos, pero no son los primeros: los árboles también tienen der Cuéntame más
Hazte Cliente Acceder