Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Estudias o trabajas? Cómo hacer las dos cosas y no morir en el intento

¿Estudias o trabajas? Cómo hacer las dos cosas y no morir en el intento

Combinar estudios y trabajo es posible con ganas y mucha organización.

Estudiar y trabajar a la vez parece un esfuerzo titánico solo al alcance de unos pocos. Sin embargo, cada vez más personas lo compatibilizan, ya sea para costearse sus primeros estudios como para reciclarse, mejorar sus condiciones o cambiar de ámbito laboral.

Lo cierto es que, siguiendo unos sencillos consejos y con la motivación adecuada, tú también podrás sacar adelante estudios y trabajo y vivir para contarlo.

La organización es la clave

Aunque pueda parecer que el tiempo está en tu contra, el truco está en hacer de él tu mejor aliado. ¿Cómo? Convirtiéndolo en la base de tu organización.

Márcate objetivos realistas: piensa en el tiempo mínimo y máximo que puedes dedicar a cada tarea y organiza tu día a partir de ahí. Poco a poco aprenderás a ajustar mejor las tareas, a priorizar las más importantes y, de esta forma, a optimizar tu rendimiento laboral y tus estudios al máximo.

  • Aprovecha la tecnología: hay numerosas aplicaciones y herramientas que te pueden ayudar a gestionar el tiempo. Google calendar, sin ir más lejos, es muy intuitiva y permite visualizar todas tus tareas en el calendario. Timeneye o Wunderlist son otras opciones.

Un calendario te ayudará a organizarte y a optimizar tu tiempo

  • Cada cosa a su tiempo: aunque pueda parecer que aprovechar 10 minutos libres en el trabajo para sacar las notas y ponerte a estudiar es una buena idea, en realidad lo único que haces así es caer en la multitarea. A menudo, esto hace que aumenten los niveles de estrés y que te canses (todavía) más.

  • Separa los espacios: deja pasar un rato entre tu salida del trabajo y el momento en el que te pones de nuevo frente al libro o el ordenador. Permítete un tiempo de desconexión, descansa y deja atrás todos lo relacionado con el trabajo antes de empezar a estudiar (o viceversa). Si necesitas ayuda para desconectar, puedes probar con Apps de meditación o mindfulness como Intimind. Tan solo necesitas 10 minutos, tu móvil y un lugar tranquilo para relajar tu mente y volver a la acción con las pilas cargadas.

Arriba la motivación

Conseguir mantener la motivación alta es clave a la hora de compaginar estudios y trabajo. Para empezar, tómate un tiempo para pensar en las cosas que te motivan tanto de tu trabajo como de tus estudios. ¿Suficiente? ¡Desde luego que no!

No dejes de sacar tiempo para tus aficiones, para estar con tus familiares y amigos, para hacer deporte y, no menos importante, para descansar. Puede parecer que esforzándote al máximo y dedicando el mayor número de horas al día a trabajar y estudiar conseguirás los mejores resultados, pero a la larga no será así. Es importante respetar los tiempos de descanso.

Puedes volver a hacer uso de las herramientas de gestión del tiempo para reservar un rato al día para diferentes actividades. En tu horario, esa hora que has dejado para ir al gimnasio o quedar con tus amigos debe respetarse de igual forma que la que dedicaste a estudiar, porque a largo plazo puede ser igual de beneficiosa.

El tiempo de ocio es fundamental en épocas de estudio

¿Y mis objetivos? Plantéate varios

Mantener la motivación es complicado si solo se visualiza el objetivo final, que puede llegar a parecer lejano e inalcanzable. Por eso te aconsejamos que te plantees pequeños objetivos a corto plazo, sobre todo en lo relativo a los estudios. Céntrate en tu próximo examen o entrega y organiza tu calendario para trabajar en solo uno o dos objetivos a la vez.

Tómate un tiempo para valorar el trabajo que has realizado y, lo más importante, no te olvides de celebrar tus éxitos (¡ya sean grandes o pequeños!). Aunque la recompensa final sea lo principal, disfrutar del camino también es importante.

Fotos: iStock.com/GaudiLab, iStock.com/Rawpixel

También te
recomendamos
Trabajar
EVS: Lánzate a trabajar por Europa después de estudiar Cuéntame más
Trabajar
Google se convierte en headhunter: así funciona Hire Cuéntame más
Hazte Cliente Acceder